Buscar
Imágenes
Horario 2013
Domingo y Lunes cerrado
Archivos
Blogroll

Desmostradores

Ya hemos comentado en anteriores artículos de coleccionismo lo difícil que resulta aconsejar sobre la dirección que debe tomar una colección de estilográficas debido a la gran proliferación de marcas, modelos, y materiales. Sin embargo existe la posibilidad de ceñirse a una modalidad muy específica por su carácter técnico que además reúne cierta dificultad a la hora de encontrar piezas y por tanto, uno de los mejores alicientes para el coleccionista. Nos estamos refiriendo, al coleccionismo de estilográficas "demostradores".

Esta modalidad es sin duda, la mejor para todos las personas que además de poseer grandes dosis de paciencia, vÍltud esencial para no desesperarse ante la dificultad de encontrar alguna piezas, disfrutan al máximo conociendo y visualizando hasta el último detalle de los mecanismos de funcionamiento de las estilográficas.

Hasta los años sesenta y desde principios de los años veinte, casi todas las grandes firmas realizaron demostradores de muchos de sus modelos. Fabricados en ebonita, celuloide, resina o inyectado, todos tienen las mismas características de la serie a la cual pertenecen. A excepción de los de ebonita de los años veinte, casi todos los demostradores están construidos con al menos un 50% de sus piezas en material transparente o tránslucido para permitir observar los mecanismos de funcionamiento. Los primeros que se hicieron en ebonita presentaban un corte longitudinal de tres o cuatro milímetros de ancho en el cuerpo y capuchón, a través del cual podía verse como actuaba su sistema de carga.

Continuaron este tipo de demostradores "cortados", hasta los años cuarenta. Algunas de las estilográficas demostradores podríamos calificadas de prototipos, ya que las firmas con ellas 
confirmaban el correcto comportamiento de todas las piezas de un modelo, antes de comenzar su fabricación a gran escala; una práctica actualmente habitual, pero con versiones que no salen a la calle, y sólo se pueden ver y usar en los laboratorios de las fábricas.

La mayoría de los primitivos demostradores se lanzaron como objetos promocionales para los puntos de venta, a efectos de evidente visualización y ayuda práctica para captar la atención de los posibles clientes, bien por la complejidad o novedad de los mecanismos de carga como es el caso de los PARKER Vacumatic y de los SHEAFFER’S de cartucho.

Los demostradores al estar fabricados en materiales transparentes, presentan en su utilización habitual una lógica huella coloreada por la tinta en alguna de sus piezas. Con este comentario quiero decir, que si bien en cualquier estilográfica clásica de colección (anterior a 1960) su condición de "a estrenar", es importante para el alza de su valoración, en los demostradores esta cualidad lo es muchísimo más. Para orientar sobre el valor en el mercado, podemos señalar que por ejemplo, un demostrador PARKER-51 Vacumatic usado en buenas condiciones podría estar en torno a las 45.000 ptas., pero si lo conseguimos "a estrenar" llegaría a alcanzar las 100.000 ptas.; lo mismo ocurre con los SHEAFFER’S Snorkel.

En definitiva, especializarse en coleccionar demostradores, es todo un reto a la paciencia, pero sumamente gratificante para el coleccionista.

De izquierda a derecha: Demostrador SHEAFFER’S con carga de cartucho. Demostrador OMAS de los años sesenta y carga por émbolo, y SHEAFFER’S con sistema Snorkel del final de los años cincuenta (muy buscado).

Actuales demostradores PELIKAN, todos con carga de émbolo. A la izquierda, el conocido M-BOa verde transparente, abierto y cerrado (sólo se fabricó en el alio 1993 para el mercado norteamericano, 3000 unidades); en el centro, demostrador transparente azul Edición Limitada BLUE OCEAN, del año 1995; a la derecha, demostrador M-200 verde.
De izquierda a derecha: Imitación de TOMBOW; dos versiones, dorada y cromada de SAILOR, y RECIFE Press.
De izquierda a derecha: Dos demostradores transparentes PELlKAN M-200, uno abierto con el grupo de alimentador fuera y el otro cerrado.
A continuación, un demostrador muy buscado: el PARKER Vacumatic de mediados de los años cuarenta realizado inyectado transparente.

 

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.